Para no tener problemas durante tu producción es muy importante mantener tus equipos en perfecto estado de mantenimiento, pero ¿cómo saber cuándo cambiar tu compresor de aire? Su vida útil es parecida a la de un auto y su utilización también: Al inicio no nos preocupamos por la manera en que lo usamos y conforme avanza el tiempo y se hacen presentes los desperfectos tomamos más precauciones.

Sin embargo, toma en cuenta que esto aumentará los costes de mantenimiento y es importante identificar las señales habituales que nos dicen que la vida de nuestro compresor ha llegado a su fin.


La parada por alarma

Uno de los indicadores más claros. Esta alarma nos indica que hay un problema interno, aunque es posible que si el equipo se expone a condiciones ambientales difíciles sufra sobrecalentamiento. Si es por esta situación, entonces es normal, pero si no mantienes tu compresor en este tipo de ambiente es una señal que tomar en cuenta.


La caída de presión

Estas caídas podrían indicar problemas con tu compresor. Las herramientas neumáticas requieren de ciertas necesidades de presión, las cuales es importante entender perfectamente. Para esto se requieren técnicos de mantenimiento capacitados que puedan detectar estas caídas de presión que ocasionan fallos en el funcionamiento de tus equipos.


La antigüedad del compresor

El tiempo que ha trabajado tu compresor también es un indicativo de que es necesario cambiarlo. Un compresor de aire, como cualquier otra máquina agota su utilidad después de cierto tiempo de utilización. Cuando tu equipo tiene ya muchos años y se avería constantemente es indicativo de que debes pensar a futuro y considerar un cambio. Puedes seguir reparándolo, pero cuando se vuelve excesivo ese gasto siempre será mejor comprar uno nuevo.